Breve historia de la tecnología del mañana

 

A principios de 2014 la comunidad científica se puso patas arriba. Un equipo de investigación chino había logrado que una pareja de macacos naciera con alteraciones a medida en su genoma. Dos de los genes que el resto de la especie posee de forma natural estaban silenciados en la pareja de monos que, además, incorporaba un tercer gen del que los demás carecen.

Este milagro genético fue obrado gracias nueva técnica capaz de editar el ADN de plantas y animales como si de un copy&paste se tratara. CRISPR, como ha sido bautizada, podría revolucionar la investigación de enfermedades como la de Alzheimer y el párkinson y, en última instancia, mejorar la vida de todos aquellos que las sufren.

Todas las posibilidades que promete CRISPR lograron que MIT Technology Review, publicación de la que Opinno edita su edición en español, la haya incluido en su selección de las 10 Tecnologías Emergentes de 2014. Cada año, la publicación escoge los 10 avances que tendrán un mayor impacto sobre la sociedad. Del mismo modo que la Revolución Industrial transformó la sociedad del siglo XIX, las técnicas escogidas hoy abren las puertas a un posible futuro mejor.

A veces, cuando estas puertas se abren por primera vez las mejoras que descubren son limitadas. Este es el caso de las impresoras 3D, cuyos primeros usos se reducían al entretenimiento. Sin embargo, gracias a la perseverancia de la comunidad investigadora, esta técnica ha avanzado tanto que podría dar lugar a la fabricación de órganos y tejidos biológicos. Esta posibilidad permitiría aumentar el número de trasplantes y otras mejoras médicas que salvarían una cantidad incontable de vidas, por ello, la técnica también forma parte de las 10 de 2014.

Puede que en el futuro la humanidad logre crear órganos a su imagen y semejanza. Mientras tanto, intenta comprender cómo trabajan. Sin embargo, uno de ellos siendo una gran incógnita. Se trata del cerebro. Las incertidumbres sobre su funcionamiento han llevado a los científicos a construir el mapa más detallado en la historia. Tras décadas de trabajo, este altas en 3D ha logrado una resolución 50 veces superior a mapas anteriores que permite navegar por él como quien hace zum al máximo en Google Maps.

Pero la salud no es el único ámbito de la sociedad que la tecnología es capaz de revolucionar. De hecho, puede que la humanidad se esté acercando a una nueva Revolución Agrícola gracias a los últimos avances en drones. Estas naves no tripuladas empiezan a incorporar sensores y cámaras capaces de aumentar la producción de los cultivos y evitar los daños a las cosechas.

Mientras estos drones facilitan la vida humana desde el aire, sus compañeros robots lo hacen en tierra. Ya no se limitan a ser meros compañeros de juegos, ahora reclaman su papel de héroes, y MIT Technology Review es consciente de ello. El aumento de su agilidad y equilibrio está dando lugar a una nueva generación de autómatas que podría completar labores de rescate en desastres e incendios demasiado peligrosas para los humanos.

Pero por muy fuertes y rápidas que sean, al igual que los humanos, estas máquinas requieren de un cerebro potente que les guíe. Y este cerebro funciona cada vez mejor gracias al desarrollo de los chips neuromórficos. Estos microprocesadores inspirados en las redes neuronales biológicas pueden hacer que los ordenadores sean más intuitivos y astutos, lo que mejoraría su autonomía y les permitiría comprender la realidad de su entorno, sin ayuda humana.

Más allá de la colaboración hombre-máquina, los avances tecnológicos también intentan mejorar las alianzas entre los propios humanos. Así, varias empresas han desarrollado servicios que permiten el trabajo colaborativo entre incluso desde el propio teléfono móvil. Estas herramientas ahorran tiempo y costes, ventajas que MIT Technology Review también considera fundamentales dentro de la sociedad.

Para que estas herramientas sean verdaderamente útiles deben ir acompañadas de unos sistemas de seguridad que garanticen la autenticidad de los datos y mantengan a salvo su privacidad. En un momento en el que el hackeo y el espionaje están a la orden del día, un nuevo smartphone dotado de todo tipo de servicios de privacidad parece ser lo que la sociedad necesita.

La revista, por tanto, no sólo valora como un profundo impacto social la capacidad de la tecnología de salvar vidas. También puede mejorar el día a día a través de un medio ambiente más limpio. Por ello, otra de las 10 Tecnologías Emergentes de 2014 es aquella capaz de estimular la producción de energías renovables. Gracias a la inteligencia artificial y al big data, las placas solares y las turbinas eólicas pueden operar y autogestionarse según las previsiones climáticas y aumentar así la cantidad de energía generada.

Salud, medio ambiente, privacidad y seguridad representan aspectos fundamentales de la vida, sin embargo, MIT Technology Review ha seleccionado un último avance que no parece estar relacionado con ninguno de ellos. Se trata del casco de realidad virtual Oculus Rift. Este campo de la tecnología ha sido históricamente asociado a poco más que videojuegos y entretenimiento. No obstante, la realidad virtual ha conseguido perfeccionarse hasta tal punto que ya parece estar lista para ofrecer al mundo nuevas formas de relacionarse y entender el entorno.

Todos estos avances corresponden a una pequeña parte de todo lo que científicos, ingenieros, empresarios e inventores imaginan, diseñan y desarrollan cada día. Cada uno de sus granos de arena construye poco a poco una nueva realidad. Próximamente, MIT Technology Review publicará su selección de tecnologías para 2015 y así podremos empezar a imaginar cuál será nuestro estilo de vida en los próximos años y quizá el mundo vuelva a ponerse patas arriba.